Canal RSS

Archivo de la etiqueta: calamar

Vidas dedicadas a la mar en Villaricos

Publicado en

“Mi padre, mi abuelo, y los padres de mi abuelo eran pescadores” nos cuenta José Rico, el Morales, un pescador de Villaricos que no puede vivir sin la mar. “Tengo 77 años, y sigo saliendo a la mar con mis hijos, como ellos ignoran tantas cosas, y yo como he estado toda la vida dedicándome a esto pues les enseño”, nos explica. El Morales, apodo que heredó de su padre, lleva dedicando su vida a la mar desde los 15 años, “pescando en Canarias, Castellón de la Plana, Vinaroz, Cabo Verde…”.

Vista de Villaricos

Nacido y criado en Villaricos, “un pueblo tradicional marinero, en el que no hay campo ni agricultura, solo gente de la mar”, el Morales, confiesa que hasta que “no me dé un infarto de éstos que me han dado y mientras que Dios me dé fuerzas, seguiré saliendo a la mar y me gustaría morirme en ella”. Muchas veces “me vengo a dormir en verano al barco, verá usted si le gusta a uno la mar…” y como “yo no sé hacer otra cosa, en casa sigo armando las artes”, nos confiesa.

Pesca de la lecha con moruna

Los Morales practican la pesca de temporada, por lo que según la época del pescado preparan unas artes específicas para cada especie. Este año no ha sido un buen año para la LECHA, la especie protagonista este mes en SABOR A MAR. No hay una explicación clara sobre de porque apenas se han pescado LECHAS, el levante y que la mar es así son los argumentos que los pescadores manejan para explicar esta escaseza.

Paco Rico, hijo de José, continúa con la estirpe marinera de los Morales. Desde los 14 años, edad a la que comenzó hasta hoy, ya son más de 30 años pescando en la mar y afirma que “hoy por hoy no termina uno de aprender”. Sobre esta situación, Paco Rico, considera que aunque “es la época del desove y que la LECHA, pasa más tarde o más temprano por esta zona, la mar no es una ciencia exacta”.

La moruna es el arte de pesca que emplean en Villaricos para capturar la LECHA. “Llevo unos 10 ó 11 años con la moruna”, explica el Morales, y “todos los años nos hemos defendido bien pero este año ni para el gasoil, ni aquí ni en otros lados tampoco”. Los pescadores aprovechan que “el pez viene a desovar, ahora en esta época entra para Levante, por lo que situamos las artes para Levante, y cuando pasa alguno ya se se queda ahí”, comenta.

Pesca en Villaricos

“La moruna es como una almadraba pero en pequeño”, afirma José Rico, y cuando “sacamos el pez con la mano, en el cabecero dos hombres jóvenes le echan mano a la lecha, y eso le da a uno 20 años de vida”. En el caso de la LECHA además, la satisfacción es mayor porque “es brava, es un pescado de 18-25 kg por lo que tiene mucha fuerza, y más cuando se juntan 90 ó 100 pescados el bravío que levantan es para verlo”.

Lecha del Levante Almeriense

En cuanto a esta especie, Paco Rico afirma que “es un pescado que al igual que al atún es enorme, de hasta 400 kg., está dentro de las familia de los jureles, una de las que más se desarrolla, navega con ellos, pero luego se independiza y vive en la piedra, y se alimenta de cefalópodos como el calamar, el pulpo y la jibia”. Además “es muy sabroso, y muy versátil para la cocina”. La LECHA “es un buen pescado para comer, para mi uno de los mejores, sabe muy bien”, afirma el Morales.

“Nosotros pertenecemos a la modalidad de artes menores, alberga muchísimos artes: trasmallo, pijoteras, jibieras, pesca pelágica”, detalla Paco Rico. “Nosotros el resto del año pescamos con trasmallo, pillamos salmonete, jibia, breca… Como el que va a hacerse un traje, cada pescado tiene su arte, aquí si se hace una jibiera es para pillar jibia, si se hace una moruna, se hace para pillar LECHA”, nos explica José Rico. ¿Y tú conoces algún arte específico para alguna especie? Cuéntanoslo!

¡Síguenos en la redes sociales! EN   FACEBOOK  Y  EN  YOUTUBE

Anuncios

Abril: la nutritiva jibia

Publicado en

Jibias del Levante AlmerienseJIBIA, sepia, choco… Todos conocemos a este riquísimo cefalópodo que este mes de abril se convierte en el protagonista de Sabor a mar. En su tinta, a la plancha, a la romana, en arroces, en calderetas, con alioli… nos gusta de todas las maneras, y por eso desde Sabor a mar queremos que conozcáis con más detalle cómo es la JIBIA del LEVANTE ALMERIENSE. Nutricionalmente aporta vitaminas tipo D y B, hierro, calcio, potasio y fósforo, minerales y proteínas con un alto valor biológico. Su contenido en grasas es bajo y su nivel de colesterol es inferior al del calamar. La JIBIA es uno de los productos más demandados entre los mariscos, moluscos y crustáceos frescos, debido a su sabor, al hecho de que es asequible y a que se encuentra en el mercado durante todo el año procedente de diversos lugares.

Su cuerpo es de mediano tamaño, ancho, oval, aplanado, con una longitud media de entre 20 y 40 centímetros. Posee colores variables del grisáceo pálido al marrón oscuro o pardo. Cuenta con ocho brazos y dos tentáculos más largos y con ventosas que usa para capturar a sus presas y para reproducirse. Se desplaza gracias a las dos aletas que recorren todo su cuerpo, y mediante la emisión de un chorro de agua a presión a través de una abertura corporal situada detrás de la cabeza. A través de ésta despide un chorro de tinta que le permite oscurecer el agua y evadirse de sus enemigos.

Puede vivir en diversas profundidades y tiene una gran capacidad de adaptación a zonas arenosos, rocosas e incluso en praderas de algas como la Posidonia oceánica. La JIBIA es carnívora y se alimenta de gambas, cangrejos y pequeños peces.

Pesca en el Levante Almeriense

Nasas, trasmallos y redes de arrastre son las principales artes de pesca empleadas para su captura, así como otros aparejos artesanales. En Cabo de Gata, en pleno LEVANTE ALMERIENSE usan las jibieras, un arte de pesca artesanal de fondo de forma rectangular que se cala cerca de la costa en fondos poco profundos.

CURIOSIDADES

  • La JIBIA es un depredador que se camufla entre la arena cambiando el color de su piel para sorprender a sus presas. Cuando éstas se aproximan lanza sus dos tentáculos para atraparlas con sus ocho brazos, las paraliza y las mata con un pico córneo que posee en la boca.
  • A diferencia de otros cefalópodos que mueren nada más desovar, la JIBIA hembra puede llegar a poner hasta 3.000 huevos a lo largo de su vida. Los huevos fecundados son del tamaño de una uva y son depositados sobre piedras o algas. La JIBIA los recubre de tinta para camuflarlos de los depredadores.
  • Un antiguo método de pesca de la JIBIA, hoy prohibido, era el denominado con reclamo. Se ataba una sepia hembra al extremo de un sedal, se tiraba al mar y se izaba cuando varios machos se abrazaban a ella. Actualmente se utiliza una figura con forma de sepia.

Embrujo y encanto en el Restaurante El Rancho

Publicado en

A Baltasar Pastor lo que le apasiona de la gastronomía es el placer de encontrarse con la gente: hablar con los clientes, cocinar para ellos, servirles los mejores platos. Hace 14 años que Baltasar y Nuria transformaron un cortijo en las afueras de Carboneras en el RESTAURANTE EL RANCHO. Es un espacio de ambiente familiar, con comedores pequeños y una terraza en la que disfrutar de una buena cocina al aire libre. Un lugar dotado de “embrujo y encanto” en cuya cocina conviven los platos tradicionales con propuestas de última generación.

“No hay plato que no se ponga en la mesa diciendo de dónde viene, de qué está hecho”, explica Baltasar. Y esos platos vienen principalmente de la tierra y el mar del LEVANTE ALMERIENSE. “Es la base de nuestra cocina”, señala Baltasar, que añade que “para hacer una cosa de élite primero hay que hacer un buen potaje, un buen plato con verduras y pescados del Levante almeriense”.

En esa mezcla de sabores arraigados y fórmulas innovadoras tiene mucho que ver la contribución de Ángel en la cocina, que da un nuevo impulso a la pasión de sus padres: “Me reconforta que mi hijo siga la carrera que hemos escogido nosotros”, señala Baltasar. “Él ya está con la nueva cocina, la gente joven viene apretando fuerte con innovación, sin perder la base, pero evolucionándola al máximo para que sea una cocina creativa”.

Entre los platos que han fidelizado a la clientela de RESTAURANTE EL RANCHO hasta convertirlos en amigos de la casa están asado en seco de patata y pulpo con aliño de hierbas autoctonas como tomillo y laurel con guarnicion de ajo con leche de almendras; rodajitas de codorniz rellenas de piñones, castañas, fritadilla de cebolla y foie, con cama de frutas del bosque y baño de chocolate; carpaccio de tomates con atún frito en escabeche, rodajitas finas de aguacate y trozos de queso, aliñado con aceite Castillo de Tabernas; milhojas de pan dormido con natillas fresa y cocholates caliente y una receta muy antigua y original que es uno de los platos más demandados: calamar en aceite relleno del propio calamar.

Otro de las propuestas más interesantes del restaurante es la milhojas de dorada con fruta tropical, verduras y salsa alicantina. Hemos invitado a Baltasar y Ángel a que compartan con todos vosotros esta receta, que pronto podréis disfrutar en nuestro CANAL EN YOUTUBE. Aquí os dejamos un avance.