Canal RSS

Archivo de la etiqueta: cigalas

Mojácar con esencia andalusí

Publicado en

Vistas de la costa de MojácarSus playas, su patrimonio, su gastronomía de esencia andalusí, sus emblemáticas casas blancas encumbradas en la montaña o el encanto de su medieval arquitectura árabe siguen atrayendo visitantes a MOJÁCAR. Un pueblo que sigue conservando sus paisajes rurales y naturales de gran valor cultural, donde puedes darte un paseo por sus playas vírgenes de origen volcánico, por las cortijadas de Sierra Cabrera o degustar unos deliciosos gurullos con perdiz o unos exquisitos galanes.

MOJÁCAR permite disfrutar de su patrimonio natural y descubrir al mismo tiempo los tesoros de su patrimonio arquitectónico.Uno de ellos es la Puerta de la Ciudad, puerta de la Almedina, cómo reza su inscripción árabe, un arco de medio punto, de 1574, que sustenta el escudo de MOJÁCAR, y que da la bienvenida a los visitantes. Y para perderse por el pueblo, lo mejor es adentrarse en el arrabal, antiguo barrio judío, de laberínticas calles, llenas de encanto, y llegar hasta la fuente mora, de la cual mana una deliciosa agua a través de sus legendarios 12 caños. Conocer la Torre de Macenas, una construcción del siglo XVIII declarada Bien de Interés Cultural o llegar hasta la Plaza del Ayuntamiento, y descubrir la historia de su centenario árbol plantado por un emigrante de las Américas, son otras de las visitas imprescindibles.

Vista de Mojácar

RECOMENDACIONES

  • MIRADORES. Desde el Mirador de la Plaza Nueva se puede ver una impresionante vista del Valle de las Pirámides, así como Mojácar la Vieja, la Sierra Cabrera, Bédar y la mar. Y subiendo hacia la cuesta del Mirador del Castillo, hacia la zona más elevada de la ciudad, se puede observar una panorámica de la costa de MOJÁCAR. Allí se encuentra la Iglesia de Santa María, de 1560, hecha sobre una antigua mezquita, y próxima a ella se halla un antiguo cementerio árabe donde las tumbas estaban inclinadas en dirección a La Meca.

Vista desde Mojácar

  • PARAJES NATURALES. MOJÁCAR cuenta con 17 kilómetros de litoral marítimo donde poder practicar infinidad de deportes acuáticos. Destacan playas como la de la Venta del Bancal que se ubica en la zona urbanizada y donde comienza el Paseo Marítimo; la de Macenas que se encuentra junto a una torre que fue edificada en el reinado de Carlos III. Pero como no todos son playas, en MOJÁCAR también se pueden visitar las Lagunas del Río Aguas de gran valor ecológico debido a la presencia de todo tipo de aves.

Costa de Mojácar

  • GASTRONOMÍA. Desde sus orígenes MOJÁCAR era marinera pero sus platos siempre han estado ligados a la cocina tradicional de tierra adentro, la caza y las carnes de corral, así como las verduras de la zona. Productos de la tierra que en su elaboración mantienen cierta esencia árabe. Entre los pescados destacan los galanes, pargos, emperadores, brótolas, gallinetas, gallopedros...además de  mariscos como las langostas, cigalas, gambas, gambones… Y con las carnes, embutidos caseros, verduras y pastas realizadas artesanalmente se crean platos tan deliciosos como el trigo, el ajo colorao, las pelotas, los gurullos con perdiz, conejo o las migas.

Detalle de casas de Mojácar

Anuncios

El Almejero, del mar a la mesa

Publicado en

Mirando a la mar, en pleno Puerto pesquero de Garrucha, se encuentra el restaurante El Almejero. Bajo el lema ‘Del mar a la mesa, ya que si no hay pescado fresco cerramos’, este establecimiento se ha convertido en un emblema de la calidad gastronómica del LEVANTE ALMERIENSE con tres tenedores. Cocina mediterránea y marinera, cuya materia prima, pescados y mariscos, proceden de la Lonja de Garrucha.

Pepe Rodríguez Ross, el Almejero, es el propietario de este establecimiento, que nació en 1978 como un chiringuito de 12 metros cuadrados y que hoy ocupa 550 metros cuadrados, y que es nombrado en artículos por el periodista y escritor Javier Reverte como “el mejor restaurante de todo el Mediterráneo”.

“Hubo una época en Garrucha que la gamba se perdió, y un socio y yo descubrimos aquí un banco de almejas entre Mojácar y Villaricos, y todos nos fuimos a pescar almeja. Ese compañero y yo regentábamos un pequeño chiringuito y su suegra nos hizo el cartel de El Almejero”, nos cuenta Pepe sobre el origen del nombre. Tras tomar él sólo las riendas del restaurante, Pepe, el Almejero, continuó con la denominación y fue ampliando el negocio hasta darle el prestigio con el que actualmente cuenta en todo el LEVANTE ALMERIENSE.

La calidad de su cocina y de su materia prima son las claves de su éxito. Cuando llegan los barcos al Puerto pesquero de Garrucha, Pepe o sus empleados se acercan a la lonja para hacerse con las capturas de mejor calidad, desde la gamba roja hasta el borazo, el gallo pedro, el salmonete, el mero, el rape…

Pedro Moreno, jefe de sala, nos sugiere empezar el almuerzo en El Almejero con gamba roja de Garrucha, pescado al horno, fritura o plancha de cualquiera de las especies seleccionadas ese mismo día en la lonja. Unos guisos marineros, un gallopedro frito, unos bogavantes, unas cigalas, unas langostas, unas doradas, un lenguado, un salmonete… un sinfin de platos y especies forman parte de su carta junto a algunos entrantes tradicionales como el pulpo en aceite, el salmorejo o unos tomates raf con anchoas. Todos sus platos son una delicia para el paladar.