Canal RSS

Archivo de la etiqueta: concha calcárea

Para saborear la mejor jibia

Publicado en

Jibias en la LonjaPara disfrutar de la máxima frescura de la JIBIA os ofrecemos una serie de consejos a los que debéis prestar atención cuando vayáis al mercado o a la pescadería y hagáis la compra de este cefalópodo. Así os aseguraréis, primero, que compráis JIBIA, segundo que es la más fresca y tercero que sabréis conservarla en las mejores condiciones. Aquí van nuestros consejos!

INDICIOS DE FRESCURA

Para escoger entre las más frescas deberéis tener en cuenta su aspecto y su piel. La pigmentación general de su cuerpo debe ser viva y brillante, y su piel se presentará tersa y lisa manteniéndose adherida a la carne.

En cuanto a la carne de la JIBIA, ésta debe tener una consistencia muy firme, y su color será blanco nacarado.

JibiaPARA EVITAR CONFUSIONES

Habitualmente, las principales confusiones que se producen con la JIBIA corresponden con los chopitos. Su diferenciación puede llegar a ser compleja por lo que se recomienda consultar siempre al pescadero antes de comprarla y así asegurarnos que es JIBIA. Generalmente, cuando está congelada y limpia, se identifica con el choco indio.

Y otro cefalópodo, que puede llevar a confusión y que es muy habitual en nuestros mercados es el calamar. La JIBIA se diferencia de éste porque tiene el cuerpo más redondeado y posee una concha calcárea en su interior, mientras que el calamar tiene en lugar de concha una pluma de naturaleza córnea. Asimismo, la JIBIA cuenta con aletas laterales que bordean todo su cuerpo, sin embargo en el calamar las aletas se sitúan en un extremo del mismo formando una figura romboidal.

Jibias del Levante Almeriense

CONSEJOS PARA SU CONSERVACIÓN

Cuando adquiramos la JIBIA fresca para mantenerla en las mejores condiciones y conservar todas sus características la introduciremos en el frigorífico a temperaturas de 0º/5º y como máximo durante 2 días, cubierta con un paño húmedo. Así mismo, también podemos optar por su congelación a -18º/ -22º C durante un máximo de 3 meses, aunque se recomienda consumir lo antes posible.