Canal RSS

Archivo de la etiqueta: el almejero

La gamba de Garrucha cocinada por El Almejero

Publicado en


Pepe Rodríguez, el Almejero, nos desvela en este vídeo el secreto para cocinar la gamba roja de Garrucha sin que pierda sus propiedades más exquisitas. Para Pepe, propietario del restaurante El Almejero, la gamba de Garrucha “es la mejor gamba que hay en todo el Mediterráneo”, y la mejor forma de cocinarla es “hacerla a la plancha y con sal, sin aceite para no matar la materia prima”, explica. “Cuando la gamba empiece a echar humillo la vuelta, y al plato”, sin limón, que “el limón, es matar lo bueno”, dice el restaurador. Pepe defiende que la materia prima permanezca al natural para conservar su auténtico sabor.
Aunque insiste en su predilección por cocinarla a la plancha, también nos indica cómo hacerla hervida en agua de la mar, “cuando ésta rompe a hervir se echan las gambas, se cuecen dos minutos se sacan y se vuelven a meter en agua de la mar y hielo para que cojan cuerpo”.
Y cómo comerse una gamba de GarruchaPepe, el Almejero, nos detalla el sencillo pero delicioso proceso “chupar la cabecica, que es un bocadito excepcional, tirar dos veces, fuera la cola y a comer”.

Anuncios

El Almejero, del mar a la mesa

Publicado en

Mirando a la mar, en pleno Puerto pesquero de Garrucha, se encuentra el restaurante El Almejero. Bajo el lema ‘Del mar a la mesa, ya que si no hay pescado fresco cerramos’, este establecimiento se ha convertido en un emblema de la calidad gastronómica del LEVANTE ALMERIENSE con tres tenedores. Cocina mediterránea y marinera, cuya materia prima, pescados y mariscos, proceden de la Lonja de Garrucha.

Pepe Rodríguez Ross, el Almejero, es el propietario de este establecimiento, que nació en 1978 como un chiringuito de 12 metros cuadrados y que hoy ocupa 550 metros cuadrados, y que es nombrado en artículos por el periodista y escritor Javier Reverte como “el mejor restaurante de todo el Mediterráneo”.

“Hubo una época en Garrucha que la gamba se perdió, y un socio y yo descubrimos aquí un banco de almejas entre Mojácar y Villaricos, y todos nos fuimos a pescar almeja. Ese compañero y yo regentábamos un pequeño chiringuito y su suegra nos hizo el cartel de El Almejero”, nos cuenta Pepe sobre el origen del nombre. Tras tomar él sólo las riendas del restaurante, Pepe, el Almejero, continuó con la denominación y fue ampliando el negocio hasta darle el prestigio con el que actualmente cuenta en todo el LEVANTE ALMERIENSE.

La calidad de su cocina y de su materia prima son las claves de su éxito. Cuando llegan los barcos al Puerto pesquero de Garrucha, Pepe o sus empleados se acercan a la lonja para hacerse con las capturas de mejor calidad, desde la gamba roja hasta el borazo, el gallo pedro, el salmonete, el mero, el rape…

Pedro Moreno, jefe de sala, nos sugiere empezar el almuerzo en El Almejero con gamba roja de Garrucha, pescado al horno, fritura o plancha de cualquiera de las especies seleccionadas ese mismo día en la lonja. Unos guisos marineros, un gallopedro frito, unos bogavantes, unas cigalas, unas langostas, unas doradas, un lenguado, un salmonete… un sinfin de platos y especies forman parte de su carta junto a algunos entrantes tradicionales como el pulpo en aceite, el salmorejo o unos tomates raf con anchoas. Todos sus platos son una delicia para el paladar.