Canal RSS

Archivo de la etiqueta: gurullos

El Levante Almeriense, un paraíso de luz

Publicado en

Pesca artesanal en San Miguel Cabo de GataEl LEVANTE ALMERIENSE es un rincón especial en el que el sol brilla casi los 365 días del año. Puedes disfrutar de sus tradicionales pueblos marineros, de sus antiguas poblaciones mineras, de sus paradisíacas playas, de sus espectaculares fondos marinos, de su gastronomía marinera y de huerta, conocer sus fiestas, el carácter de sus gentes o descubrir sus orígenes volcánicos y la huella dejada por fenicios, romanos y árabes. Todo un paseo por la historia que desde SABOR A MAR hemos intentado reflejar en este blog a través de las entrevistas a pescadores, cocineros, hosteleros emprendedores, aventureros y artistas de la zona.

Vista Parque Natural de Cabo de Gata

El LEVANTE ALMERIENSE permite mantener un contacto directo con la naturaleza, y como paradigma de esa relación encontramos el Parque Natural Marítimo-Terrestre de Cabo de Gata-Níjar. Sus ecosistemas naturales, sus paisajes, su calas infinitas y su alto valor ecológico y turístico lo convierten en uno de los espacios naturales españoles afectado por un mayor número de figuras de protección.

Calas de Cabo de Gata

Sus numerosas calas son uno de los reclamos más importantes para acercarse al LEVANTE ALMERIENSE, muchas de ellas casi vírgenes trasladan a los visitantes a otros tiempos. Ocultas en espacios recónditos, bañadas por sus cálidas aguas, y cubiertas por su arena fina, se convierten en playas paradisíacas.

Fondos marinos de Cabo de Gata

Tanto sobre la superficie como bajo el mar, miles de especies sorprenden a los visitantes del LEVANTE ALMERIENSE. Entre su rica fauna marina se pueden encontrar tortugas moras, jibias, erizos, estrellas de arena, crustáceos, salmonetes, herreras, tordos, hasta peces de colores como el reyezuelo, el verrugallo, el pez verde, la mojarras y a mayor profundidad, el mero, la morena y el rascacio. La comunidad de aves es otro de sus atractivos. Entre las más de 142 especies de aves catalogadas en las Salinas de Cabo de Gata se encuentran avocetas, flamencos, cigüeñuelas o el chorlitejo patinegro. Reptiles, anfibios y otros mamíferos como la víbora hocicuda, la culebra bastarda, la musarañita, el zorro, la comadreja o el tejón, también forman parte de esta gran familia.

Posidonia Oceánica en el Levante Almeriense

En cuanto al catálogo de vegetales está formado por más de 1.000 especies terrestres y hasta 250 marinas, entre las que se cuentan algunas de gran importancia ecológica como la Posidonia oceánica, endémica del Mediterráneo. Y otras que sólo podremos encontrar en esta zona como la aulaga mora, dragoncillo del Cabo, clavelina del Cabo, zamarrilla del Cabo, etc.

Fin de semana con Sabor a mar

Los pueblos del LEVANTE ALMERIENSE mantienen su esencia porque han sabido conservar sus tradiciones. Desde los pequeños pueblos pesqueros como la Isleta del Moro o Villaricos con sus casas blancas y sus casetas para pescadores hasta los pueblos en los que aún permanece la huella de la historia recordando su esplendoroso pasado minero como Rodalquilar, o los ataques piratas que sufrieron Carboneras o Mojácar o la huella arqueológica que dejaron antiguas ciudades fenicias, romanas y árabes. Además de su valor económico y patrimonial, la pesca artesanal es una de las señas principales de la comarca y que ha logrado asentar a estos núcleos de población. Y es que el LEVANTE ALMERIENSE no podría entenderse sin su relación con el mar. La pesca y sus pescadores son una fuente económica de la que dependen muchos otros sectores, y que con su tesón y experiencia han logrado mantener este oficio y sus tradiciones ancestrales, que han ido heredando generación tras generación.

El arte está presente en cada rincón del LEVANTE ALMERIENSE. Piezas de esparto y de cerámica, jarapas y joyas marcan la tradición artística del lugar. Pero esta zona es además un refugio para artistas que han sabido fusionarse con el ambiente como el argentino Ernesto Pedalino con su instalación de cubos multicolor en el puerto de Carboneras, o Clemente Gerez con su mosaico en la Lonja de Garrucha.

Y el séptimo arte también hace acto de presencia en el LEVANTE ALMERIENSE siendo escenario de cientos de películas desde los años 50 hasta la actualidad. Desde ‘Lawrence de Arabia’, ‘Indiana Jones y la última cruzada‘, ‘Cleopatra’, ‘Patton‘ a filmes más actuales como ’800 balas’ o ‘Camino’. Los peculiares paisajes del desierto de Tabernas, sus acantilados, las playas vírgenes del parque natural Cabo de Gata-Níjar, y su espléndida luz han logrado que estos espacios se hayan convertido en platós naturales de cientos de cintas.

Cuajadera de pulpo del Restaurante Playa AzulY si visitas el LEVANTE ALMERIENSE, es imprescindible probar su gastronomía. Platos tradicionales almerienses como los gurullos se entremezclan con la nueva cocina que reinventa la gastronomía típica. En el LEVANTE ALMERIENSE, la cocina marinera se fusiona con la cocina tradicional de tierra adentro, con la caza y las carnes de corral, así como con las verduras de la zona. Y entre los pescados que puedes degustar están los exquisitos galanes o las gambas rojas de Garrucha, los pargos, emperadores, brótolas, gallinetas, gallopedros… Y con las carnes, embutidos caseros, verduras y pastas realizadas artesanalmente se crean platos tan deliciosos como el trigo, el ajo colorao, las pelotas, los gurullos con perdiz, conejo o las migas. Bares y restaurantes preparan exquisitos platos, tapas y raciones para picar y degustar el verdadero sabor a mar del LEVANTE ALMERIENSE.

Buceo en el Levante Almeriense

Y no todo son paisajes, naturaleza y comida, las actividades de ocio también tienen cabida. Deja un rato para disfrutar de tu tiempo libre con actividades de aventura más o menos arriesgadas, pero sobre todo divertidas. El clima, la belleza del paisaje y el valor ecológico del entorno, hacen del LEVANTE ALMERIENSE un escenario idóneo para la práctica de actividades al aire libre. Los deportes náuticos son los protagonistas con surf, vela, esquí acuático, snorkel, buceo, kayak o relajantes rutas en barco o bicicleta, una oferta para disfrutar de los privilegios de esta zona en pleno contacto con la naturaleza.

Esto es solo una muestra de lo que puedes encontrar en el LEVANTE ALMERIENSE. Si te ha gustado, hazte una escapadica y ven a conocernos, y danos a conocer entre tu amigos!! Os estamos esperando!!

Anuncios

Turre, a los pies de Sierra Cabrera

Publicado en

Vista de TurreTurre, situado en un lugar privilegiado del LEVANTE ALMERIENSE en la falda norte de Sierra Cabrera, refleja la historia de esta comarca, su pasado, sus tradiciones… Su huella histórica, sus talleres artesanales y su gastronomía tradicional se han convertido en un reclamo para sus visitantes.

La Sierra de Cabrera, donde se sitúa Turre, conserva un pasado romano-musulmán con evidencias que se hallan en la Cueva del Algarrobo y la Sima de Nublas. Distintas civilizaciones mediterráneas han dejado su huella en estas tierras como son la cultura de Los Millares, la cultura de El Argar y la de los Iberos-Romanos. Turre nos invita así a conocer las ruinas de la ciudad íbero-romana de Cadima, antiguo enclave donde se asentaba. Y también se pueden observar restos más antiguos de las épocas del neolítico y el paleolítico en la Cueva de la Palmera y la Cueva de los Murciélagos.

Cuevas de Turre

El origen de Turre proviene del reparto de tierras de los Mudéjares expulsados de Mojácar, que formarían un asentamiento que daría lugar a esta villa en el siglo XIII. En ese momento la comarca sufría continuos enfrentamientos que obligaron a construir fortificaciones y torres para protegerse de las tropas cristianas. Una de estas torres se construye en Turre, dando nombre al lugar.

Torre de Turre

En 1.838 Turre se convierte en centro neurálgico de la minería y metalurgia gracias al descubrimiento casual de una veta de galena argentífera en el barranco del Jaroso, por parte de Andrés López, alias ‘El Perdigón’, un labrador de Cuevas del Almanzora. A principios del siglo XX, la crisis minera y el declive de la agricultura tradicional produjeron un aumento de la emigración que despobló toda la zona de Sierra Cabrera. Progresivamente el turismo, el uso de nuevas formas de cultivo y su especialización gastronómica han logrado que Turre recuperara población.

El clima, los recursos naturales y las festividades marcan el ritmo gastronómico de Turre. Su exquisita cocina tradicional y sus deliciosos postres atraen a todos los paladares. Su proximidad al mar hace que en su gastronomía sean imprescindibles los pescados. Entre los platos típicos de la gastronomía turrera destacan la zanguangua, plato recomendado para el verano, caldo pimentón (pescado o almejas, patatas, pimientos secos, tomate, ajos y agua), gachas con caldo (harina de panizo, pescado, patatas, cebolla, ajo fresco, tomate, aceite, sal y agua), papas al ajo cabaili (patatas, tomate, ajo, sal, pimentón, agua, vinagre y perejil), olivas aliñadas, gurullos, masa torrá, pelotas, morcilla de matanza, relleno crudo, olla de trigo, ajo colorao, caracoles en salsa picante, sardinas en escabeche, tortas de chicharrones

RECOMENDAMOS

Ermita San Franciso de Asis

  • Visitar la Ermita de San Francisco de Asís. Se desconoce la fecha exacta de su construcción, pero se sabe que siempre albergó un edificio de uso religioso ya fuera mezquita o ermita.
  • Acercarse al mercadillo. Si llegas un viernes hasta Turre visita su mercadillo, podrás comprar ropa y diversidad de objetos además de la buena fruta de sus campos.
  • Conocer su artesanía. De paseo por sus calles puedes conocer los talleres artesanales especializados en las labores del esparto, bolillos y latón.

Restos Teresa

  • Descubrir las ruinas de los poblados de Cabrera y Teresa. Ambos poblados existían con anterioridad a la fundación de Turre. De Teresa quedan restos de gran valor arqueológico como un acueducto, un molino y una iglesia de 1505 cosntruida sobre una mezquita. En Cabrera se pueden contemplar restos de la antigua muralla de la mezquita y una torre Vigía del siglo XI.
  • Disfrutar de sus fiestas. Destacan las corridas de cintas a caballo, fiesta que se remonta a la Edad Media, la fiesta patronal de San Francisco de Asís, el Día de la Vieja, los carnavales y la Semana Santa.

Garrucha, entre la tradición pesquera y el paraíso turístico

Publicado en

Vista de Garrucha

Conocida como la pequeña San Sebastián, Garrucha, es una localidad del LEVANTE ALMERIENSE, situada al norte del Parque Natural de Cabo de Gata Níjar. A lo largo de su historia, como lugar de veraneo de la burguesía minera del siglo XIX, enclave comercial y sede alfolí, Garrucha ha logrado manter su tradición marinera como pueblo pesquero.

Garrucha es toda historia, con vestigios de hace 5.000 años, esta villa abasteció ejércitos, exportó esparto y mármol y fue tierra presa de piratas, siempre fuente de riqueza pesquera vivió su época dorada con el éxito minero. Casinos, clubs de tenis, pistas de bailes, mansiones y señoritos que venían a veranear a Garrucha plagaban el pueblo y lo convertían en la “pequeña San Sebastián”.

A pesar de la crisis de la minería y de la emigración a finales del siglo XIX, el sector pesquero de Garrucha se resistió a desaparecer. La pesca tiene una gran tradición en el municipio, donde las modalidades más representativas son el arrastre de fondo, el rastreo y la pesca con artes menores. Entre las principales especies comercializadas destaca la Gamba roja de Garrucha, que por su precio y sabor es la estrella de la captura, y otras como la melva, la caballa, el jurel, la bacaladilla, la merluza, la brótola, el pez sable, el pez espada y la alacha.

El peso del sector pesquero se refleja en su gastronomía, sus gambas rojas y sus pescados de roca como el gallopedro, la gallineta, el pargo o el mero se convierten en los reyes de la cocina, preparados con vino blanco y aceite de oliva. También se pueden degustar sabrosísimos guisos marineros, preparados con rape o caballa. Y fuera de la mar, son típicas las migas acompañadas de sardinas, tocino frito y pimientos asados, y otros platos tradicionales como los gurullos. El tapeo también tiene su sitio en Garrucha, bares y restaurantes preparan tapas y pequeñas raciones para picar y degustar el verdadero sabor a mar del LEVANTE ALMERIENSE.

RECOMENDAMOS:

Monumento al poeta Antonio Cano Cervantes

  • El Ayuntamiento de Garrucha. Es uno de los más representativos de la comarca, construido hacia el año 1875 sobre un antiguo Alfolí (almacén de sal). En su plaza se encuentra el monumento en memoria del reconocido poeta ciego de Garrucha, Antonio Cano Cervantes.
  • Paseo del malecón. Sobre sus losas rojas y blancas y amurallado por su mármol blanco puedes disfrutar de un tranquilo paseo en el que disfrutar del Mediterráneo y hacer alguna parada para tapear en sus restaurantes o degustar un exquisto plato con sabor a mar.

Puerto de Garrucha

  • Puerto y lonja de Garrucha. Su puerto pesquero está considerado como uno de los más importantes de la provincia. Y en su activa lonja, puedes ver cómo se realiza la subasta todos los días de pescado y marisco fresco. En su interior podrás observar dos impresionantes mosaicos, uno de ellos de la Virgen del Carmen del artista Clemente Gerez y otro de la venerada imagen de la Virgen de los Dolores.

Castillo de Jesús Nazareno Paciente

  • Castillo de Jesús Nazareno Paciente. Construido en 1769 por el arquitecto veratense Francisco Ruiz Garrido, esta fortaleza defendía las costas de los ataques de la piratería, y en la actualidad alberga el centro de interpretación de la pesca NAUTARUM.
  • Fiestas de Garrucha. El 16 de julio, en honor a la Virgen del Carmen, patrona de la localidad, se organiza una asada de sardinas y se realiza una procesión en barco. Ya en agosto, se celebra la Feria de San Joaquín, del 14 al 18, orquestas y casetas entretienen a los visitantes. La Semana Santa es otra de las grandes fiestas con la representación teatral de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. El Día de la Vieja, las cruces de mayo o la Noche de San Juan, son otras celebraciones destacadas.

Gurullos con jibia del Restaurante Isleta del Moro

Publicado en


Junto a la mar, escuchando el rumor de las olas y en ocasiones salpicado por ellas, puedes degustar un delicioso plato de pescado del LEVANTE ALMERIENSE en el RESTAURANTE ISLETA DEL MORO, en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. Más de 60 años avalan la trayectoria de este establecimiento hostelero, dirigido por Antonio Hernández García y que se caracteriza por ofrecer un paisaje único y una materia prima de primera calidad, como lo son sus pescados capturados en la propia Isleta y que componen el 90 por ciento de la carta. “Nacimos en la Isleta del Moro y aquí seguimos en el mejor sitio del mundo. Estamos en el lugar de mayor paz de toda la Península Ibérica, y hay que seguir conservando esto” manifiesta el propietario. “El restaurante lo fundaron mis padres María García y Antonio Hernández en los años 50 y desde entonces, ellos y nosotros, los hijos, hemos seguido trabajando en esto”.

El RESTAURANTE ISLETA DEL MORO nos deja una muestra de su buen hacer de la mano de sus cocineras Carmen Díaz Becerra y Antonia Hernández García con una receta en la que los productos de la mar se conjugan con la base de la cocina almeriense, GURULLOS CON JIBIA. “Yo no soy de pescadores pero de pescadores me siento”, confiesa Carmen Díaz, quien afirma que para ser buena cocinera “no hay que correr, hay que hacer las cosas despacio, con cariño y amor, y con buenos productos”. Antonia Hernández García, por su parte considera que “es el pescado fresco y saber cocinar la base principal para hacer un buen plato”. Ellas nos muestran en este vídeo sus secretos y trucos para cocinar unos deliciosos GURULLOS CON JIBIA.

INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS

  • 1 Jibia
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo seco
  • 1 pimiento verde para freír
  • 1 pimiento morrón
  • 3 tomates
  • 3 alcachofas
  • ¼ kg de habas
  • ¼ kg de guisantes
  • ½ kg de patatas
  • ½ kg de gurullos
  • ½ kg de garbanzos remojados y cocidos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Guindilla, laurel, clavo, pimentón rojo dulce, azafrán, pimienta y sal

PREPARACIÓN

  1. En la cazuela donde vamos a hacer el sofrito, se fríe el pimiento seco y se retira. En este mismo aceite se fríe la cebolla cortada, el pimiento verde, el tomate y el ajo removiendo poco a poco. Se añade la JIBIA y se sofríe un poco con el resto de ingredientes y con el azafrán. Se sazona con la sal, la pimienta, el clavo, la guindilla y por último el pimentón dulce con cuidado de que no se queme.
  2. En otro fuego y de forma simultánea ponemos en una olla agua a hervir con un poco de sal y el laurel. Cuando el agua esté hirviendo le añadimos el sofrito, junto con las alcachofas, las habas, los guisantes, las patatas, los garbanzos y por último los gurullos. Dejamos cocer entre 15 y 20 minutos removiendo de vez en cuando para que no se peguen.
  3. Cuando los vayamos a apartar, le añadimos el pimiento morrón que previamente habremos asado.

Ya podéis disfrutar de este delicioso plato que conjuga los productos del mar con un elemento clave de la cocina tradicional almeriense, los gurullos. Y recordad esta frase popular: “Los gurullos mal guisados y bien reposados”. Y ahora a comer ¡buen provecho a tod@s!