Canal RSS

Archivo de la etiqueta: pescadores

El descanso del marinero en el Levante Almeriense

Publicado en

Un trabajo tan agotador como ser pescador, merece un descanso. Los marineros aprovechan los paros temporales, los propiciados por las inclemencias del tiempo o por la escasez pesquera para tomarse unas vacaciones. Vicente González, pescador de cerco y Patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores de Carboneras, es en estas fechas cuando se toma unos días libres.

Normalmente paramos en diciembre, enero, febrero, que es cuando hace más frío, hace peor tiempo, y aprovechamos para reparar las redes, limpiar el barco, arreglar los motores, cambiar los aceites, realizar recambios” y así, afirma González “estamos preparados para la temporada”. Y es que en invierno la pesquera “está mas floja, hay mal tiempo, se junta una cosa con otra, y no compensan las ventas con los gastos”, nos comenta Vicente, quien va a aprovechar este parón para irse “una o dos semanas de vacaciones”, ya que en verano “no se puede ir uno…”.

Reparando redesPero estos descansos, no sientan bien a todos los marineros, “cuando llevas dos o tres semanas parado se suele echar de menos, parece que te falta algo, estás deseando volver a pescar, igual que cuando estás pescando mucho tiempo estás deseando parar una semana”, explica. Vicente González tiene previsto volver a la mar “a primeros de año, en enero, empezaremos pillando caballa, jurel…”.

El patrón Vicente González

Vicente González se dedica a la pesca de cerco en el LEVANTE ALMERIENSE, desde los catorce años. Su primera experiencia en la mar fue en “un barco de cerco y luego en uno de arrastre, me gustó y decidí comprarme un barquillo, me puse por mi cuenta y aquí estamos”, nos comenta. Sobre finales de año, parte de su pesca se centra en el BONITO. “Es un pescado de paso, puntual, vas en su busca y no lo pillas, y vas una noche y te tropiezas con ello, es una lotería”, nos cuenta este pescador sobre el BONITO. Aunque esta temporada no está siendo buena para esta especie, con escasas capturas, Vicente asegura que “si pillas alguno puñado bueno tienen un gran valor y ya salvas la semana”. Y es que a veces “la mar es muy complicada, tienes un año muy bueno o malo, el año pasado por ejemplo fue muy bueno, en un día conseguimos 1400 cajas de BONITO, otro día 270 cajas, otro dia 100… Y éste de bonito, de doblá de jurela, ha habido cuatro contados…”, comenta resignado. Sin embargo, afirma que este año “hemos pillado más jureles y caballa que el año pasado”.

Para capturar el BONITO, Vicente practica “la pesca de cerco, que consiste en el trabajo que desarrollan dos barcos. Uno de ellos corresponde al bote de luz que atrae a los pescados y en el que está un marinero y otro al barco principal, que cuenta “con seis o siete personas”, explica. “El arte de cerco es una red rectangular que lleva una relinga de corchos que se queda en la superficie del agua y por debajo posee una relinga de plomos”, nos indica. Posteriormente se hace un círculo con el barco y se recoge como una bolsa todo el pescado, gracias a la jareta. Además del BONITO, la tripulación también se dedica a la pesca del “jurel, la melva, la caballa, el espetón, la sardina, el boquerón…”.

¿Y vosotros en vuestro trabajo cuándo os tomáis vacaciones? Contadnos qué época es la mejor para vosotros!!

La gota fría golpea a los pescadores del Levante Almeriense

Publicado en

Pesca de la lecha con morunaLas lluvias e inundaciones que se han producido en el LEVANTE ALMERIENSE se han llevado vidas, hogares, coches, calles y recuerdos… Desde SABOR A MAR lamentamos esta tragedia que nos ha tocado vivir tan de cerca y nos solidarizamos con todos los que sufren las consecuencias de este desastre. Y por supuesto no nos olvidamos de nuestros pescadores, que también se han visto afectados. Muchos de ellos han perdido sus aparejos, sus herramientas de trabajo, caladas a la espera de que amainase el tiempo, fueron engullidas por la mar a causa de la gota fría.

Cuando el tiempo lo permitió, los pescadores del LEVANTE ALMERIENSE volvieron a la mar e intentaron recuperar sus artes, pero fue en vano. Ahora algunos tiran de sus antiguas redes, otros adquieren nuevas redes y otros no se pueden permitir salir a la mar hasta que los seguros se hagan cargo. Una triste situación de la que dependen cientos de familias del LEVANTE ALMERIENSE.

“Algunos pescadores han perdido de 3.500 a 6.000 euros en redes”, nos comenta Paco Rico, marinero de Villaricos. “A partir del día que se inició el mal tiempo, con el viento no pudimos ir a levantar el arte de pesca. Luego salió la rambla del río y al encontrarse con el mar formó unos embates terribles con intensas corrientes, a ésto se le unió la cantidad de palos, cañas, que se meten en la redes y que al igual que las boyas de señalización de las redes, fueron trasportados por la marea. Los días pasaron y los palos se hincharon y se fueron hundiendo haciendo caer la red al fondo, por lo cual es imposible sacarla y finalmente desaparece arrastrada por las mareas”, nos explica el pescador.

Muchos de estos profesionales de la mar “que se estaban dedicando a la pesca del salmonete y la pescadilla se han quedado sin artes, y han tenido que echar artes alternativos, para pescar lo que puedan, otros han comprado todo otra vez, han empezado de cero, montando de nuevo las artes y perdiendo el tiempo en ello sin poder pescar”. Aunque afortunadamente no se ha perdido ningún barco, han desaparecido “artes, gallos y las cuerdas que van desde la boya hasta la red, de varios cientos de metros”, afirma Paco Rico.

El paisaje con el que se encuentran estos días los marineros del LEVANTE ALMERIENSE es dramático, cabras, cerdos, y todo tipo de materiales contaminantes flotan en la superficie”. Ahora solo les queda continuar adelante y seguir pescando como “se pueda”.

Cuajadera de pescado del Hostal Restaurante Playa Azul de Villaricos

Publicado en

En el Hostal Restaurante Playa Azul de Villaricos se cumple fielmente el dicho del mar a la mesa, y es que esta familia cocina y sirve lo que pesca, directamente de su barco al plato del Playa Azul. José Antonio Rico, cocinero, pescador y miembro de esta estirpe de marineros y restauradores que durante años y años han gestionado este establecimiento, comparte con nosotros la receta de la cuajadera de pescado, en este caso con corvina del LEVANTE ALMERIENSE. Los secretos de esta deliciosa receta están en una materia prima “superfresca” y una “cocina a fuego lento”, afirma Rico, quien aprendió de su madre el arte de una cocina mediterránea tradicional.

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS

  • 1 corvina de 1.250 gr. aprox.
  • 1.5 kg de patatas
  • 50 gr. de piñones
  • 1 cebolla grande
  • 4 tomates rojos pero no maduros
  • 7 dientes de ajo
  • 8 granos de pimienta.
  • 2 hojas de laurel
  • Sal
  • Vino
  • Agua

PREPARACIÓN

  1. Se corta la cebolla a rodajas y se cubre el fondo de la cazuela de barro para horno que emplearemos como recipiente. Antes de esto hay que poner un chorrito de aceite virgen de oliva para evitar que se nos peguen por el calor del horno.
  2. A continuación se cortan las patatas panadera y se ponen también los tomates, se cortan y se mezclan entre la cebolla y la patata y por último para el fondo, se ponen los piñones reservando algunos para usarlos posteriormente.
  3. En una batidora ponemos 5 ó 6 dientes de ajo, 3 tomates y los granos de pimienta negra junto con algunos piñones, se pasan por la turmi y se le añade un chorrito de un vino blanco bueno, cuanto mejor sea el vino mejor. Se le añade un vaso de 250 cl. de agua, un poco de azafrán para dar un poquito de color y sazonamos al gusto.
  4. Con una cuchara sopera salseamos todo lo que hemos puesto en esa cazuela y por último 250 cl. de aceite virgen de oliva de Almería. En concreto de una variedad excelente como es la alberquina de cosecha propia del Hostal Restaurante Playa Azul. Dejamos al horno que previamente pondremos a unos 200 ºC de temperatura sobre una hora y media y después a degustar un excelente plato mediterráneo.

 Ya podéis disfrutar de este delicioso plato que conjuga los productos del mar con los productos de la tierra del Levante Almeriense. ¡Buen provecho a tod@s! Y contadnos qué tal os ha salido la receta.

Entre redes y fogones en el Hostal Restaurante Playa Azul

Publicado en

Hostal Restaurante Playa Azul “Nos hemos criado entre redes y fogones”, explica José Antonio Rico, cocinero, pescador y miembro de una estirpe de marineros y restauradores que durante años y años han gestionado el Hostal Restaurante Playa Azul de Villaricos. Aquí se cumple fielmente el dicho del mar a la mesa, y es que esta familia cocina y sirve lo que pesca, directamente de su barco al plato del Playa Azul.

Pescado fresco en el Hostal Restaurante Playa Azul

Una materia prima “superfresca” y una “cocina a fuego lento” son los principales secretos de este restaurante del LEVANTE ALMERIENSE, según su cocinero José Antonio Rico, quien aprendió de su madre el arte de cocinar. Como una cocina mediterránea tradicional define Rico la filosofía gastronómica del restaurante que “ha ido pasando de generación en generación, desde los tatarabuelos hasta ahora”, nos cuenta. Desde esos tiempos inmemoriables, la familia Rico “comparte el mar con la cocina”, y es que “nos hemos criado entre redes y cocina, siendo nosotros nuestros propios proveedores de pescado fresco”, explica el cocinero.

Arroz del Hostal Restaurante Playa Azul

La carta del Restaurante Playa Azul sabe a mar, practicamente formada por pescados y otros productos de la zona, cuenta entre sus platos más demandados con “las cuajaderas, los arroces, los pescados a la plancha muy frescos, las gambas de Garrucha…”, enumera Rico, quien identifica como plato estrella “al arroz con bogavante”.

Vista desde el Hostal Restaurante Playa Azul

Su situación “a escasos metros de la playa, y estar recomendado por la Guía Michelín”, hacen del Hostal Restaurante Playa Azul un lugar privilegiado para disfrutar de un delicioso plato del mar almeriense, comenta su cocicero. De sus instalaciones destaca “la terraza cubierta de madera, típica en la zona, donde servimos comidas” y en cuanto al hostal, que “consta de 32 habitaciones, se encuentra perfectamente equipado y se oferta a un precio asequible”, afirma José Antonio Rico. Gastronomía y descanso se dan la mano en el pueblo pesquero de Villaricos, en el Hostal Restaurante Playa Azul. ¿Te gustaría conocerlo? Ven y cuéntanos tu experiencia.

¡Síguenos en la redes sociales! EN  FACEBOOK  Y  EN  YOUTUBE

El pescador contra el atún, un pulso de vida o muerte

Publicado en

Los brazos del marinero contra la fortaleza vital del ATÚN, así es la lucha que mantienen ambos durante la pesca de esta especie en el LEVANTE ALMERIENSE. Ramón Aguado, el Gato, aprendió de su padre, y su padre de su abuelo, y así sucesivamente, y ellos le enseñaron que “a la mar miedo nunca, pero si respeto”. Tras 40 años en la mar, todavía se emociona cuando pican, y eso significa que “hay pesca, y es que el día que no me emocione no iré nunca más a la mar”. Una dilatada experiencia que nos muestra con sus conocimientos sobre el ATÚN, “un pez muy bravo, con mucha fuerza” cyua captura le produce una gran satisfacción personal, y es que tiene su mérito “pescar con un anzuelo un pez de hasta 500 kg”.

Es un pulso “tú contra él, son los brazos del marinero contra el ATÚN, mientras él tira con todas sus fuerzas para no perder la vida”, nos cuenta otro pescador de Carboneras, Juan Belmonte. Esta tarea llega a ser peligrosa, “se ha llevado a gente para abajo y aún estamos esperando todavía” señala el Gato, quien destaca la técnica de pesca que emplean “trabajando de tú a tú con el pescado, artesanalmente con el anzuelo”.

Atunes en el Levante Almeriense

Para Enrique Aguado el instante en el que se pesca el ATÚN “es un momento muy complicado con mucho peligro” y es que el ATÚN “es tan bravo, que tiene tanta fuerza como 10 personas”, por eso “la experiencia es muy importante”. Posteriormente “lo amarramos al barco, mientras otro lo engancha y lo vamos acercando hasta la borda, con mucho cuidado, para no destrozar la carne, de gran valor comercial”, señala. De su propia experiencia recuerda que el ATÚN más grande que pescó pesaba 520 kg, pero “conozco a pescadores que llegaron a pillar atunes de hasta 750 kg”. Un trabajo muy duro que según Enrique Aguado solo puedes realizar si verdaderamente te gusta.

Embarcación de palangre en el puerto de Carboneras

Carboneras, un referente de la pesca de palangre de superficie del Mediterráneo

Juan Belmonte afirma que los marineros de Carboneras son conocidos en todo el Mediterráneo porque “hemos sido la flota de palangre de superficie más grande”. Y aunque “en Carboneras hemos tenido épocas de mala pesquerías y hemos pescado otras especies alternativas, el ATÚN supone el 60% de las capturas, con los puestos de trabajo que ello implica fuera de la mar”. Por cada puesto de la mar “son 10 indirectos de tierra, esto es una cadena y si la rompemos no anda la bicicleta”, nos explica Ramón Aguado.

“La pesquería la empezábamos a principios de mayo, cuando viene el pescado del derecho, y la acabábamos sobre julio cuando el pescado había desovado y volvía para el Atlántico, ahora pillamos en todas las épocas del año”, afirma Belmonte. Este pescador aún recuerda cuando embarcó por primera vez, con solo trece años vivió durante 29 días su primera experiencia en la mar.

Ramón Aguado, el Gato, nos cuenta el valor de Carboneras en la pesca de esta especie, “desde aquí hemos recorrido medio mundo desde las costas de Libia hasta Cabo Blanco, arrancábamos en Libia a primeros de mayo, después Lampedusa, Cerdeña, Sicilia, Argelia, Túnez, y acabábamos aquí en Mallorca, Cabo de Gata o en Palos, siguiendo la dirección del ATÚN.

Después de relatar la experiencia de estos pescadores, os atrevéis a pescar unos atunes? Contadnos vuestra experiencia como pescadores!!

Odisea de la pesca artesanal en Cabo de Gata

Publicado en

Como una tarea heroica desarrollan cada día los pescadores de San Miguel de Cabo de Gata su labor marinera. Condicionados por el viento de Poniente, por tener que cumplir las restricciones de trabajar en una zona protegida, por tener que botar el barco cada día a mar abierto, los pescadores de artes menores de San Miguel de Cabo de Gata viven su oficio de pescador de un modo diferente. “No somos igual que el resto de los núcleos pesqueros del Parque, tenemos la dificultad del tiempo, cuando hay poniente ya no podemos salir, además estamos dentro de un Parque natural y una reserva marina, por lo que tenemos unas restricciones especiales”, afirma Luis Rodríguez Rodríguez, El Chato, pescador y presidente de la Asociación de Pescadores Artesanales del Parque (PESCARTES), formada por pescadores de Cabo Gata, San José, La Isleta, Aguamarga y Carboneras.

San José en Cabo de Gata

“A mi me han salido los dientes en la mar, siempre hemos trabajado con artes que necesitaban mucha gente, y mi escuela ha sido la gente”, recuerda El Chato, quien lo primero que hace por la mañana, es ver el tiempo, “me levanto me tomo el cafelillo y en la caseta espero a que llegue el marinero”. Antes se miraba el cielo, a las nubes o se escuchaba el trinar de un pájaro “ahora trabajamos más seguros, en el barco llevamos VHF y nos dan el parte meteorológico cada hora”, asegura.

Niño en un barco de pesca artesanal

“Soy un pescador de artes menores, que realiza pesca artesanal con trasmallo, nasa, con jibieras, con palangrillo, dependiendo de la época y del arte, capturamos una especie u otra, ahora estamos pescando JIBIA”, señala Luís Rodríguez. La clave de la pesca artesanal en esta zona está en la alternancia de las artes, dicha alternancia está condicionada por la época del año y a su vez determina la especie a capturar, por eso entre los principales pescados de época que capturan están la melva, el salmonete, la JIBIA

Pesca artesanal en San Miguel Cabo de GataLa pesca artesanal se practica en todo el mundo, pero es curioso que “la pesca artesanal como se realiza en el resto de España o dentro del Parque es distinta en San Miguel de Cabo de Gata por la dificultad de estar en un playa. No tenemos hielo, no tenemos gasoil, no tenemos donde guardar los aperos de pesca”, afirma el Chato. En un día de viento donde los pescadores tienen puerto o refugio “no tienen la dificultad que nosotros tenemos. Aquí en cuanto hay un poco de oleaje no puedes botar el barco en el agua por las olas que se producen en la orilla”, situación que les obliga a quedarse en tierra reparando las redes y arreglando los barcos pero sin obtener ganancia alguna.

Pesca Artesanal en Cabo de Gata

Como pescador artesanal que ha aprendido de su padre, al Chato le gustaría que su hijo, que también trabaja con él, aprenda este oficio y pueda seguir ejerciéndolo. Los Chatos, los Arenques, los Leñeros, los Carrellines, son algunos nombres de patrones, “viejos conocidos en los puertos de Castellón a Ceuta”, que están desapareciendo, “en los años 80 éramos veinte barcos ahora quedamos cuatro”.

EL RESPETO AL MEDIO AMBIENTE, CLAVE DE LA PESCA ARTESANAL

Macarena Molina Hernández, gerente de Ecoalmeria Iniciativas Ambientales, asegura que el Parque Natural de Cabo de Gata le debe a la pesca artesanal “el estado de conservación de sus fondos marinos, gracias a su actitud respetuosa con el medio ambiente, con las capturas…”.

Esta actitud se debe a que los pescadores artesanales consideran a “la mar como una madre, ellos entran a la mar y salen cuando ella quieren, saben que quien manda es la mar”, afirma Macarena Molina. Y siguen sus ritmos, “ellos van rotando sus aparejos, cambiando de arte igual que en la agricultura, y es que ellos capturan en función del ciclo vital de los peces, saben cuando tienen que pescar menos para conseguir lo mismo, ellos prefieren coger una jibia grande que cinco pequeñas”.

Puesta de sol en Cabo de Gata

Además de su valor patrimonial, la pesca artesanal “es una de las señas principales de la comarca, en una zona donde las posibilidades de trabajo están muy limitadas por el respeto al medio ambiente, han logrado que se asentaran los núcleos de población,”, señala la gerente, quien reclama que al igual que se protegen las especies “habría que proteger a estas poblaciones, actualmente son sostenibles, y deberíamos poner en valor todo lo que ellos están protegiendo”.

Más información sobre la pesca artesanal en Cabo de Gata PINCHA AQUÍ.


Mayo: el deseado atún rojo

Publicado en

Atún rojo del Levante AlmerienseEl ATÚN ROJO es un pescado de alto valor en el mercado. Fresco, congelado, en conserva, desecado, en salazón, dando lugar a la tradicional mojama, o en platos preparados, está disponible para todos los gustos. Su carne es muy apreciada, sobre todo en el mercado japonés para la obtención del sasimi, por lo que gran parte de las capturas se destinan a la exportación. Esta gran demanda sumada al lento crecimiento del ATÚN ROJO y a su alta sensibilidad a la contaminación, hacen que sea una especie vulnerable a la sobreexplotación, provocando así un grave declive de su población en los últimos años.

El ATÚN ROJO presenta el cuerpo largo y redondeado, cubierto por pequeñas escamas excepto en el pecho que son largas y fuertes. Su gran cabeza cuenta con pequeños ojos en comparación con otros atunes y muestra pequeños dientes en hilera. Se trata de una especie que puede encontarse tanto cerca de la superficie del mar como a profundidades medias, donde vive en aguas templadas, a temperaturas no inferiores a los 10 ºC. Los adultos se alimentan de peces como el arenque, la anchoa, la sardina o la caballa, y crustáceos y cefalópodos, mientras que los ejemplares más jovenes lo hacen de plancton. Los individuos jóvenes son gregarios y forman comunidades, a veces con otras especies. Las capturas de esta especie tienen un marcado carácter estacional concentrándose en los meses de mayo a julio (almadrabas) y de agosto a octubre (almadrabas, cerco y palangre).

Realizan grandes migraciones dirigiéndose del Atlántico al Mediterráneo para realizar la puesta y en sentido contrario una vez que ésta ha terminado. Durante el periodo reproductor dejan de alimentarse y  forman bancos cerca de la costa mediterránea, aunque se han encontrado larvas en el Atlántico cerca del Estrecho de Gibraltar.

Grupo de atunes rojos en el Levante Almeriense

SABÍAS QUE…

  • Cuando empieza la época de reproducción, los adultos siempre vuelven a las aguas donde nacieron.
  • Tiene bien desarrollado el sistema circulatorio, lo que lo convierte en un pez de sangre caliente y en un rápido nadador (72,5 km/hora).
  • Es un depredador pelágico que debe nadar continuamente para ventilarse y generar suficiente calor para mantener los órganos vitales y elevar la temperatura corporal por encima de la temperatura del agua.
  • La longevidad de la población del ATÚN ROJO en el Mediterráneo se ha estimado en 20 años aproximadamente.
  • Los especimenes adultos de ATÚN ROJO pueden superar los 3 metros de longitud, lo que los convierte en la mayor especie de atún y pesan 250 kg de media.
  • Una hembra de 5 años puede producir una media de cinco millones de huevos al año, mientras que las hembras de 15-20 años pueden llevar hasta 45 millones de huevos.