Canal RSS

Archivo de la etiqueta: pijota

Pescando el sabroso pulpo del Levante Almeriense con Alonso Quesada

Publicado en

Alonso Quesada es pescador por tradición familiar, desde su tatarabuelo hasta él recuerda siempre a su familia dedicada a la mar. “Y con la edad que tengo ya terminaremos en la mar” afirma Quesada, quien nos cuenta como su padre, aunque jubilado “sigue ayudándonos, nos arma las artes”, y como también “su hijo trabaja con ellos en el barco”. Pero será éste quien romperá la tradición y tomará un nuevo rumbo ya que va a estudiar Arte Dramático en Madrid, otra profesión heredada. Y es que Alonso Quesada comparte su vida de marinero con su vida de actor como responsable del grupo de teatro ARTE de Garrucha, con el que ha interpretado la Pasión Viviente en Vera.

Alonso Quesada, pescador de Garrucha

Durante la entrevista, Alonso estaba en plena labor artesanal, remendando y construyendo las nasas con las que pescan los pulpos en el LEVANTE ALMERIENSE. “Otros años ha habido más kilos de pulpo, pero aún se ve mucha cría y aunque hay menos kilos, el precio que ha cogido el pulpo es bastante considerable”, nos explica.

El pulpo del LEVANTE ALMERIENSE “es muy bueno, tiene un sabor especial, igual que la gamba de aquí, es buenísima, y la clave está en el producto porque los mismos patrones, los mismos barcos pescan el pulpo en otras zonas y el sabor no es el mismo”, afirma Quesada.

Pulpo capturado en el Levante Almeriense

Para este pescador de Garrucha “el pulpo más famoso de todos, es el pulpo del LEVANTE ALMERIENSE”, y es en esta época cuando se “pesca y cuando se debería de pescar, ya que ya ha soltado las huevas”. Además en este período del año “el agua está más caliente”, los meses de junio y julio “son los mejores para la nasa”, ya en agosto “empiezan a entrar pulpillos pequeños cuya pesca es ilegal y además no son comerciales.

Las nasas del LEVANTE ALMERIENSE “son redondas no como en el norte, a nosotros nos viene mejor así para los alambres, luego les ponemos un tiesto de plástico le cortamos el culillo, y ahí está el truco, por esa canastilla van entrando los pulpos y van comiendo poco a poco”, dice.

Captura de pulpo con nasa en el Levante Almeriense

En cuanto a las zonas de pesca, Quesada afirma que “cada maestrillo tiene su librillo. Ahí están los sitios señalados de toda la vida buenos para el pulpo. La mar no es una llanura como muchos se creen, es como en tierra, hay montañas, hoyos… A la hora de calar las nasas tienes todo eso en cuenta”. Esas zonas conocidas “ya vienen de los viejos de aquí de Garrucha, ellos conocían la mar como su casa. Hoy en día los aparatos electrónicos han venido a verificar lo que los viejos ya sabían”. Además de las zonas, a la pesca del pulpo también le afectan las lunas, las corrientes de agua y el viento, “el Poniente en esta costa enfría las aguas, y eso es muy malo en estas fechas, en cambio el Levante nos asegura coger unos kilos más de pulpo”, admite.

Pesca de pulpo con nasas en el Levante Almeriense

En cuanto al cebo que emplean, Quesada afirma que “los pulpos no son tontos, y les gustan los buenos cebos con salazón, nosotros encarnamos lacha, boga, porque es barato, pero en octubre cuando pescamos lecha y salmonetes se los ponemos y les encantan”.

El resto del año, Quesada emplea otras artes artesanales como la pijota con la que capturan pargo o melvas,y emplean la nasa para otras especies como el camarón.

Esta es la experiencia profesional de Alonso Quesada sobre la pesca de este cefalópodo, pero tú has pescado o has visto cómo pescaban un pulpo alguna vez? Si es así cuéntanoslo, queremos conocer tuvivencia!!

Anuncios

La aventura de ir a la mar

Publicado en


Os dejamos este vídeo con nuestra primera jornada de pesca en el LEVANTE ALMERIENSE. Al parecer pudo ser más productiva según José Cervantes, Patrón del buque Bahía de Garrucha en el que nos embarcamos. Pero así es la aventura de ir a la mar, nunca sabes lo que te deparará. Aunque capturamos una buena cantidad de marisco “nos han faltado unas cuantas cajas más de pescado”, afirma el Patrón. Para nosotros, sin embargo, la faena no estuvo mal siendo nuestro primer día “pillamos unos 10-12 kilos de gamba blanca, 2 cajas de pijota, 2 cajas de bacalao, 3 cajas de brótola, 2 ó 3 retales más de rape, pulpo y pota”, enumera Cervantes.

La jornada en la mar empieza siempre, según nuestro Patrón, teniendo en cuenta “el tiempo que va a hacer, cuanto tiempo lleva descansado el caladero; y si hace levante o poniente tienes que ir a una zona o a otra, y dependiendo de ésto vas a la gamba o al pescado…”. Cuando se llega al caladero “vamos alargando el arte poco a poco, después de unos minutos llega al fondo y estamos tres o cuatro horas arrastrando de un lado a otro”, explica, luego “elevas y ves como se ha dado el sitio, es un poco ir a la aventura”. A veces subes las artes y “ves la red llena, toda una alegría”, pero la captura sola no cuenta si no hay buena venta. Y otras veces “subes las artes y vienen la mitad de ellas”, ahí llega la decepción.

Con 48 años “sin querer queriendo” y embarcado desde los 17 años, José Cervantes lleva “31 años ininterrumpidos de chicote a rabo trabajando como pescador, 11.000 días embarcados ya”, nos cuenta. Como Patrón del Bahía de Garrucha comparte con sus hermanos la propiedad del barco, “la finca es nuestra y es lo que tenemos, lo que hemos vivido desde pequeños”.

Enero: la merluza, un clásico en nuestro plato

Publicado en

La merluza, tan habitual en nuestra mesa, es una de las especies capturadas en el LEVANTE ALMERIENSE. En concreto, en la Lonja de Garrucha representa el 5,4 por ciento de las especies comercializadas. Y es que la merluza es uno de los pescados con más peso en comercialización y consumo en España. Según un estudio realizado por el FROM, el 94% de los hogares declara comprar este pescado. Se comercializa fresca y congelada, aunque se puede encontrar también ahumada, salada y seca. Se distinguen tres categorías en relación a su peso y tamaño: merluza cuando sobrepasa lo dos kilos, pescadilla cuando es menor de dos kilos y pijota cuando tiene un peso y un tamaño menor a ésta última. A la venta están disponibles otras especies similares como la merluza del Senegal o merluza negra, que también se pesca en el LEVANTE ALMERIENSE, la merluza argentina, neozelandesa, patagónica, de El Cabo, la plateada o de Boston…

En la zona del LEVANTE ALMERIENSE la merluza es capturada con enmalle (artes menores) y por la flota de arrastre. Las tallas mínimas para su captura son variables dependiendo de los caladeros, oscilando entre los 20 centímetros del Mediterráneo a los 27 centímetros del Atlántico. Es muy raro que sobrepase los 100-130 centímetros, si bien las tallas más frecuentes rondan entre los 20 y 60 centímetros.

Con el dorso de color gris, con un toque pardo o azulado, los laterales de la merluza son de color plateado claro que se vuelve blanco en el vientre. Su apariencia presenta un cuerpo fino, alargado y esbelto, y una amplia cabeza. La mandíbula inferior es algo más pronunciada que la superior y su boca está provista de numerosos y fuertes dientes en forma de gancho.

La merluza vive en el fondo aunque durante la noche puede subir a la superficie a cazar. Los ejemplares adultos se nutren principalmente de peces menores y los pequeños de quisquillas y crustáceos diminutos. Se ha llegado a registrar el consumo de ejemplares de menor tamaño de la misma especie, por lo que a la merluza se le atribuyen algunos hábitos de canibalismo.