Canal RSS

Archivo de la etiqueta: salmonete

Y el ganador de un fin de semana gratis en el Levante Almeriense es…

Publicado en

Concurso octubreEn el pasado mes de octubre en el que el SALMONETE fue el protagonista de SABOR A MAR os planteamos en facebook una cuestión sobre esta especie en nuestro concurso: ¿CÓMO LOCALIZA A SUS PRESAS EL SALMONETE? Y la respuesta correcta y que se encontraba en nuestro blog es: el salmonete posee barbillones táctiles situados por debajo de la cabeza que emplean para localizar a sus presas. Entre todos aquellos que habéis respondido correctamente en facebook a esta pregunta hemos realizado un sorteo en el que la afortunada ha sido CRISTINA ANIORTE. Ella y un acompañante podrán disfrutar de un FIN DE SEMANA CON SABOR A MAR EN EL LEVANTE ALMERIENSE. El premio incluye alojamiento de una noche en habitación doble con desayuno en un establecimiento hotelero del LEVANTE ALMERIENSE, y un menú degustación para dos personas en un restaurante de la zona.

Y os recordamos que el Grupo de Desarrollo Pesquero de Levante Almeriense a través del proyecto SABOR A MAR mantiene activo el concurso de noviembre que podréis consultar en nuestro facebook en la pestaña PROMOCIONES. Ya sabéis, la respuesta está en los posts de nuestro blog. Animaos a seguir participando para disfrutar de un fin de semana gratis en el LEVANTE ALMERIENSE!!

Enhorabuena a la ganadora y suerte a todos los participantes para el próximo concurso!

Pescado fresco a la plancha con vistas a la mar en el Chiringuito La Balsica

Publicado en

Chiringuito La BalsicaCon casi una década dando de comer los pescadicos más ricos del LEVANTE ALMERIENSE, el Chiringuito La Balsica es ya un referente gastronómico en la zona. Situado en el puerto deportivo La Balsica en Villaricos, está regentado por Lázaro Rico, quien tras toda una vida “dando vueltas” por Cataluña y Valencia durante 30 años, “dije ya es hora de volver a casa”.

De su regreso, hace ya ocho años cuando comenzó a funcionar La Balsica. En ella “trabajamos toda la familia y siete empleados”. Pegado a la mar, y en un tradicional pueblo marinero como es Villaricos, este establecimiento cuenta con un salón para 50 personas, y una terraza para unas 70 personas.

Basado en una cocina de plancha, en el Chiringuito La Balsica saben exactamente a qué punto exacto deben cocinar sus platos para que queden jugosos y sabrosos. Entre los más demandados, se sitúan por supuesto, los pescados del LEVANTE ALMERIENSE, que el propio Lázaro adquiere en la lonja de Garrucha, frescos, frescos. “El SALMONETE, la brótola, el sargo, la corvina, la sardina, la paella de marisco, la parrillada, las frituras” son los platos más pedidos por los clientes.

Barco visión submarina

Y para rematar bien una sobremesa en el Chiringuito La Balsica, Lázaro y su familia te proponen un viaje en el barco con fondo de cristal desde el que puedes observar “fondos panorámicos del LEVANTE ALMERIENSE y la gran biodiversidad de especies de la zona tanto en fauna como en flora marina con su emblemática posidonia oceánica”.

Lázara Rico

De estirpe marinera, Lázaro Rico también ha sido pescador durante “el invierno trabajaba en el LEVANTE ALMERIENSE como marinero y en verano me iba a trabajar por ahí”, nos explica. Él no ha olvidado su pasado, y aunque entregado a la cocina de La Balsica, sigue yendo a pescar, “tengo un pequeño barco para quitarme el mono de vez en cuando. El contacto con el pescado, el mar, el ruido del mar, los colores del mar, la emoción esa de ver que puedo sacar… todo eso se echa de menos”. Pero esa dicotomía cocina-pesca es inseparable para Lázaro, “cuando pillas pescado te da mucha satisfacción pero cuando haces un buen SALMONETE y te felicitan en la mesa también te sientes bien”.

Tras el salmonete con Paco Rico

Publicado en

Nos embarcamos con Paco Rico en una jornada de pesca para conocer de primera mano cómo se pesca el SALMONETE en el Levante Almeriense. Paco Rico, continúa con la estirpe marinera de los Morales, desde los 14 años lleva más de 30 años ejerciendo como pescador artesanal.

La pesca artesanal engloba varias formas o métodos de pescar, están barcos que pescan la jibia, el SALMONETE, la pescadilla, todo lo que concierne a artes de enmalle. Artes que constan de un plomo, un corcho, y red más clara o más ciega, es decir una malla más grande o pequeña en función de las capturas que quieras obtener”, nos explica Rico. Así mismo, afirma que “las artes que empleas al cabo del año dependen de la especie que vayas a pescar jibia, SALMONETE, pescadilla, pargo, lecha, melva…”.

Redes Levante Almeriense

El SALMONETE es según este pescador de Villaricosuno de los pescados estrella de nuestra costa, principalmente hay dos especies salmonete rojo y salmonete blanco, dependiendo del hábitat en el que vive adquiere unas tonalidades más o menos verdosas, y fisicamente el blanco es más cabezón y más alargado, no es tan rojo”, pero en cuanto al sabor “el rojo se lleva la palma”.

Para Paco Rico las características físicas del SALMONETE están relacionadas con las zonas de pesca “hay veces que calamos aquí en la desembocadura del río y el SALMONETE tiende a ser más verdoso, y en la zona de la posidonia tiene un tono más rojizo”.

Salmonetes del Levante Almeriense

Pescamos con red de enmalle, aunque se rompre fácilmente y desgraciadamente en estas pesqueras se rompe mucho. Se suele calar para pillar el SALMONETE rojo en la zona de Arguel, donde la posidonia crece, y el salmonete se encuentra en la arena y en la posidonia, entra y sale, y por supuesto en la zona de roca. El pescado va navegando por el fondo, pegado al suelo, con las barbillas esas que tiene va moviendo fanguico y la arena y va comiendo pequeños crustáceos como cangrejicos, camaroncicos, quisquillicas…”.

Pesca del salmoneteEn cuanto a calar las redes, Paco Rico nos cuenta que hay dos modalidades, “echar la prima se le llama a echar la redes en el horario que comprende entre una hora antes de ponerse el sol, o media hora después de que se ponga”; y el alba “corresponde a calar una hora antes de que se salga el sol y tres cuartos de hora después ir a recogerlo. Por lo que en un par de horas las capturas pueden estar hechas y cuando hay salmonete con ese par de horas sobra para traer jornadas para tierra”.

Nuestra jornada de pesca fue intensa y variada finalmente cayeron en nuestras redes “sargo, vidriera, lecha, diablo, lisa, breca, pargo” y todo lo aprovechamos.

Paco Rico es un pescador de toda la vida, “primero fue mi padre, José Rico, nos inculcó esa necesidad, porque para él la mar es una necesidad espiritual”. Su apego a la mar, no es solo una tradición familiar porque a este pescador la mar le da “libertad, tranquilidad, disfruto estando en la mar, pero también es cierto que te da una de cal y una de arena”. Sobre el negocio de la mar considera que “hoy vivir de la mar se está volviendo cada vez más complicado, no tiene parangón con la mar que conocí hace 20 años, y nada que ver con la que conoció mi padre hace 40 años. Por desgracia han desaparecido muchas especies, se esquilma de manera muy notable y lamentablemente tenemos que aceptar que esto es así. Aunque espero seguir otros 20 años pescando, eso será que tengo salud y que estoy aquí”.

Pescando el sabroso pulpo del Levante Almeriense con Alonso Quesada

Publicado en

Alonso Quesada es pescador por tradición familiar, desde su tatarabuelo hasta él recuerda siempre a su familia dedicada a la mar. “Y con la edad que tengo ya terminaremos en la mar” afirma Quesada, quien nos cuenta como su padre, aunque jubilado “sigue ayudándonos, nos arma las artes”, y como también “su hijo trabaja con ellos en el barco”. Pero será éste quien romperá la tradición y tomará un nuevo rumbo ya que va a estudiar Arte Dramático en Madrid, otra profesión heredada. Y es que Alonso Quesada comparte su vida de marinero con su vida de actor como responsable del grupo de teatro ARTE de Garrucha, con el que ha interpretado la Pasión Viviente en Vera.

Alonso Quesada, pescador de Garrucha

Durante la entrevista, Alonso estaba en plena labor artesanal, remendando y construyendo las nasas con las que pescan los pulpos en el LEVANTE ALMERIENSE. “Otros años ha habido más kilos de pulpo, pero aún se ve mucha cría y aunque hay menos kilos, el precio que ha cogido el pulpo es bastante considerable”, nos explica.

El pulpo del LEVANTE ALMERIENSE “es muy bueno, tiene un sabor especial, igual que la gamba de aquí, es buenísima, y la clave está en el producto porque los mismos patrones, los mismos barcos pescan el pulpo en otras zonas y el sabor no es el mismo”, afirma Quesada.

Pulpo capturado en el Levante Almeriense

Para este pescador de Garrucha “el pulpo más famoso de todos, es el pulpo del LEVANTE ALMERIENSE”, y es en esta época cuando se “pesca y cuando se debería de pescar, ya que ya ha soltado las huevas”. Además en este período del año “el agua está más caliente”, los meses de junio y julio “son los mejores para la nasa”, ya en agosto “empiezan a entrar pulpillos pequeños cuya pesca es ilegal y además no son comerciales.

Las nasas del LEVANTE ALMERIENSE “son redondas no como en el norte, a nosotros nos viene mejor así para los alambres, luego les ponemos un tiesto de plástico le cortamos el culillo, y ahí está el truco, por esa canastilla van entrando los pulpos y van comiendo poco a poco”, dice.

Captura de pulpo con nasa en el Levante Almeriense

En cuanto a las zonas de pesca, Quesada afirma que “cada maestrillo tiene su librillo. Ahí están los sitios señalados de toda la vida buenos para el pulpo. La mar no es una llanura como muchos se creen, es como en tierra, hay montañas, hoyos… A la hora de calar las nasas tienes todo eso en cuenta”. Esas zonas conocidas “ya vienen de los viejos de aquí de Garrucha, ellos conocían la mar como su casa. Hoy en día los aparatos electrónicos han venido a verificar lo que los viejos ya sabían”. Además de las zonas, a la pesca del pulpo también le afectan las lunas, las corrientes de agua y el viento, “el Poniente en esta costa enfría las aguas, y eso es muy malo en estas fechas, en cambio el Levante nos asegura coger unos kilos más de pulpo”, admite.

Pesca de pulpo con nasas en el Levante Almeriense

En cuanto al cebo que emplean, Quesada afirma que “los pulpos no son tontos, y les gustan los buenos cebos con salazón, nosotros encarnamos lacha, boga, porque es barato, pero en octubre cuando pescamos lecha y salmonetes se los ponemos y les encantan”.

El resto del año, Quesada emplea otras artes artesanales como la pijota con la que capturan pargo o melvas,y emplean la nasa para otras especies como el camarón.

Esta es la experiencia profesional de Alonso Quesada sobre la pesca de este cefalópodo, pero tú has pescado o has visto cómo pescaban un pulpo alguna vez? Si es así cuéntanoslo, queremos conocer tuvivencia!!

Vidas dedicadas a la mar en Villaricos

Publicado en

“Mi padre, mi abuelo, y los padres de mi abuelo eran pescadores” nos cuenta José Rico, el Morales, un pescador de Villaricos que no puede vivir sin la mar. “Tengo 77 años, y sigo saliendo a la mar con mis hijos, como ellos ignoran tantas cosas, y yo como he estado toda la vida dedicándome a esto pues les enseño”, nos explica. El Morales, apodo que heredó de su padre, lleva dedicando su vida a la mar desde los 15 años, “pescando en Canarias, Castellón de la Plana, Vinaroz, Cabo Verde…”.

Vista de Villaricos

Nacido y criado en Villaricos, “un pueblo tradicional marinero, en el que no hay campo ni agricultura, solo gente de la mar”, el Morales, confiesa que hasta que “no me dé un infarto de éstos que me han dado y mientras que Dios me dé fuerzas, seguiré saliendo a la mar y me gustaría morirme en ella”. Muchas veces “me vengo a dormir en verano al barco, verá usted si le gusta a uno la mar…” y como “yo no sé hacer otra cosa, en casa sigo armando las artes”, nos confiesa.

Pesca de la lecha con moruna

Los Morales practican la pesca de temporada, por lo que según la época del pescado preparan unas artes específicas para cada especie. Este año no ha sido un buen año para la LECHA, la especie protagonista este mes en SABOR A MAR. No hay una explicación clara sobre de porque apenas se han pescado LECHAS, el levante y que la mar es así son los argumentos que los pescadores manejan para explicar esta escaseza.

Paco Rico, hijo de José, continúa con la estirpe marinera de los Morales. Desde los 14 años, edad a la que comenzó hasta hoy, ya son más de 30 años pescando en la mar y afirma que “hoy por hoy no termina uno de aprender”. Sobre esta situación, Paco Rico, considera que aunque “es la época del desove y que la LECHA, pasa más tarde o más temprano por esta zona, la mar no es una ciencia exacta”.

La moruna es el arte de pesca que emplean en Villaricos para capturar la LECHA. “Llevo unos 10 ó 11 años con la moruna”, explica el Morales, y “todos los años nos hemos defendido bien pero este año ni para el gasoil, ni aquí ni en otros lados tampoco”. Los pescadores aprovechan que “el pez viene a desovar, ahora en esta época entra para Levante, por lo que situamos las artes para Levante, y cuando pasa alguno ya se se queda ahí”, comenta.

Pesca en Villaricos

“La moruna es como una almadraba pero en pequeño”, afirma José Rico, y cuando “sacamos el pez con la mano, en el cabecero dos hombres jóvenes le echan mano a la lecha, y eso le da a uno 20 años de vida”. En el caso de la LECHA además, la satisfacción es mayor porque “es brava, es un pescado de 18-25 kg por lo que tiene mucha fuerza, y más cuando se juntan 90 ó 100 pescados el bravío que levantan es para verlo”.

Lecha del Levante Almeriense

En cuanto a esta especie, Paco Rico afirma que “es un pescado que al igual que al atún es enorme, de hasta 400 kg., está dentro de las familia de los jureles, una de las que más se desarrolla, navega con ellos, pero luego se independiza y vive en la piedra, y se alimenta de cefalópodos como el calamar, el pulpo y la jibia”. Además “es muy sabroso, y muy versátil para la cocina”. La LECHA “es un buen pescado para comer, para mi uno de los mejores, sabe muy bien”, afirma el Morales.

“Nosotros pertenecemos a la modalidad de artes menores, alberga muchísimos artes: trasmallo, pijoteras, jibieras, pesca pelágica”, detalla Paco Rico. “Nosotros el resto del año pescamos con trasmallo, pillamos salmonete, jibia, breca… Como el que va a hacerse un traje, cada pescado tiene su arte, aquí si se hace una jibiera es para pillar jibia, si se hace una moruna, se hace para pillar LECHA”, nos explica José Rico. ¿Y tú conoces algún arte específico para alguna especie? Cuéntanoslo!

¡Síguenos en la redes sociales! EN   FACEBOOK  Y  EN  YOUTUBE

Odisea de la pesca artesanal en Cabo de Gata

Publicado en

Como una tarea heroica desarrollan cada día los pescadores de San Miguel de Cabo de Gata su labor marinera. Condicionados por el viento de Poniente, por tener que cumplir las restricciones de trabajar en una zona protegida, por tener que botar el barco cada día a mar abierto, los pescadores de artes menores de San Miguel de Cabo de Gata viven su oficio de pescador de un modo diferente. “No somos igual que el resto de los núcleos pesqueros del Parque, tenemos la dificultad del tiempo, cuando hay poniente ya no podemos salir, además estamos dentro de un Parque natural y una reserva marina, por lo que tenemos unas restricciones especiales”, afirma Luis Rodríguez Rodríguez, El Chato, pescador y presidente de la Asociación de Pescadores Artesanales del Parque (PESCARTES), formada por pescadores de Cabo Gata, San José, La Isleta, Aguamarga y Carboneras.

San José en Cabo de Gata

“A mi me han salido los dientes en la mar, siempre hemos trabajado con artes que necesitaban mucha gente, y mi escuela ha sido la gente”, recuerda El Chato, quien lo primero que hace por la mañana, es ver el tiempo, “me levanto me tomo el cafelillo y en la caseta espero a que llegue el marinero”. Antes se miraba el cielo, a las nubes o se escuchaba el trinar de un pájaro “ahora trabajamos más seguros, en el barco llevamos VHF y nos dan el parte meteorológico cada hora”, asegura.

Niño en un barco de pesca artesanal

“Soy un pescador de artes menores, que realiza pesca artesanal con trasmallo, nasa, con jibieras, con palangrillo, dependiendo de la época y del arte, capturamos una especie u otra, ahora estamos pescando JIBIA”, señala Luís Rodríguez. La clave de la pesca artesanal en esta zona está en la alternancia de las artes, dicha alternancia está condicionada por la época del año y a su vez determina la especie a capturar, por eso entre los principales pescados de época que capturan están la melva, el salmonete, la JIBIA

Pesca artesanal en San Miguel Cabo de GataLa pesca artesanal se practica en todo el mundo, pero es curioso que “la pesca artesanal como se realiza en el resto de España o dentro del Parque es distinta en San Miguel de Cabo de Gata por la dificultad de estar en un playa. No tenemos hielo, no tenemos gasoil, no tenemos donde guardar los aperos de pesca”, afirma el Chato. En un día de viento donde los pescadores tienen puerto o refugio “no tienen la dificultad que nosotros tenemos. Aquí en cuanto hay un poco de oleaje no puedes botar el barco en el agua por las olas que se producen en la orilla”, situación que les obliga a quedarse en tierra reparando las redes y arreglando los barcos pero sin obtener ganancia alguna.

Pesca Artesanal en Cabo de Gata

Como pescador artesanal que ha aprendido de su padre, al Chato le gustaría que su hijo, que también trabaja con él, aprenda este oficio y pueda seguir ejerciéndolo. Los Chatos, los Arenques, los Leñeros, los Carrellines, son algunos nombres de patrones, “viejos conocidos en los puertos de Castellón a Ceuta”, que están desapareciendo, “en los años 80 éramos veinte barcos ahora quedamos cuatro”.

EL RESPETO AL MEDIO AMBIENTE, CLAVE DE LA PESCA ARTESANAL

Macarena Molina Hernández, gerente de Ecoalmeria Iniciativas Ambientales, asegura que el Parque Natural de Cabo de Gata le debe a la pesca artesanal “el estado de conservación de sus fondos marinos, gracias a su actitud respetuosa con el medio ambiente, con las capturas…”.

Esta actitud se debe a que los pescadores artesanales consideran a “la mar como una madre, ellos entran a la mar y salen cuando ella quieren, saben que quien manda es la mar”, afirma Macarena Molina. Y siguen sus ritmos, “ellos van rotando sus aparejos, cambiando de arte igual que en la agricultura, y es que ellos capturan en función del ciclo vital de los peces, saben cuando tienen que pescar menos para conseguir lo mismo, ellos prefieren coger una jibia grande que cinco pequeñas”.

Puesta de sol en Cabo de Gata

Además de su valor patrimonial, la pesca artesanal “es una de las señas principales de la comarca, en una zona donde las posibilidades de trabajo están muy limitadas por el respeto al medio ambiente, han logrado que se asentaran los núcleos de población,”, señala la gerente, quien reclama que al igual que se protegen las especies “habría que proteger a estas poblaciones, actualmente son sostenibles, y deberíamos poner en valor todo lo que ellos están protegiendo”.

Más información sobre la pesca artesanal en Cabo de Gata PINCHA AQUÍ.


El Almejero, del mar a la mesa

Publicado en

Mirando a la mar, en pleno Puerto pesquero de Garrucha, se encuentra el restaurante El Almejero. Bajo el lema ‘Del mar a la mesa, ya que si no hay pescado fresco cerramos’, este establecimiento se ha convertido en un emblema de la calidad gastronómica del LEVANTE ALMERIENSE con tres tenedores. Cocina mediterránea y marinera, cuya materia prima, pescados y mariscos, proceden de la Lonja de Garrucha.

Pepe Rodríguez Ross, el Almejero, es el propietario de este establecimiento, que nació en 1978 como un chiringuito de 12 metros cuadrados y que hoy ocupa 550 metros cuadrados, y que es nombrado en artículos por el periodista y escritor Javier Reverte como “el mejor restaurante de todo el Mediterráneo”.

“Hubo una época en Garrucha que la gamba se perdió, y un socio y yo descubrimos aquí un banco de almejas entre Mojácar y Villaricos, y todos nos fuimos a pescar almeja. Ese compañero y yo regentábamos un pequeño chiringuito y su suegra nos hizo el cartel de El Almejero”, nos cuenta Pepe sobre el origen del nombre. Tras tomar él sólo las riendas del restaurante, Pepe, el Almejero, continuó con la denominación y fue ampliando el negocio hasta darle el prestigio con el que actualmente cuenta en todo el LEVANTE ALMERIENSE.

La calidad de su cocina y de su materia prima son las claves de su éxito. Cuando llegan los barcos al Puerto pesquero de Garrucha, Pepe o sus empleados se acercan a la lonja para hacerse con las capturas de mejor calidad, desde la gamba roja hasta el borazo, el gallo pedro, el salmonete, el mero, el rape…

Pedro Moreno, jefe de sala, nos sugiere empezar el almuerzo en El Almejero con gamba roja de Garrucha, pescado al horno, fritura o plancha de cualquiera de las especies seleccionadas ese mismo día en la lonja. Unos guisos marineros, un gallopedro frito, unos bogavantes, unas cigalas, unas langostas, unas doradas, un lenguado, un salmonete… un sinfin de platos y especies forman parte de su carta junto a algunos entrantes tradicionales como el pulpo en aceite, el salmorejo o unos tomates raf con anchoas. Todos sus platos son una delicia para el paladar.